Reflecting on what I learned this semester: five perspectives on teaching adults

A semester is one of the three periods of an academic year (usually 15-18 weeks). In the next two weeks, most of American students will be finishing their spring semester. Spring semester starts on January and ends in April. I had three exiting courses this term: marketing account planning, advance quantitative data research, and teaching methods. I am building my education around three pillars: education (teaching methods), entrepreneurship (marketing), and research (quantitative data). In my research class, I discovered regression analysis statistics and structural equation modeling. Two concepts that I need to understand the entrepreneurship journals I read. A lot of useful knowledge is created through entrepreneurship academic journals that I could not understand because I did not know the basic statistic to interpret them. In my marketing class, I discovered models to decide how to market a product, how to choose a market niche and the best message to build a brand product. In my teaching method class, I discovered that you can teach from different perspectives and the most efficient perspective is always linked to the subject matter you are teaching. Before this class, I thought my teaching perspective was the best perspective and everyone should teach in the way I do. The key to have this “teaching perspective awareness” was the book five teaching perspectives in teaching adults and higher education by Daniel D. Pratt & associates. This book is result of several years of teaching and research on teaching adults in Canada, China, Hong Kong, Singapore and United States. The book reports a study of 253 teachers who were asked what it meant “to teach”. Their responses revealed five qualitatively different perspectives on teaching: (1) transmission, (2) apprenticeship, (3) developmental, (4) nurturing, and (5) social reform. My first awareness about my preferred teaching perspective was taking this test. The test faced me to a set of questions that I never answered before (I invite you to take the test, it is free, has scientific purposes, and it help to reflect on teaching practices). Continue reading

Qué es la Ontología

Rastreando los términos que más visitas traen a mí blog he visto que hay muchas preguntas sobre ontología. Imagino que mucho de este creciente interés en Sudamérica se lo debemos a los trabajos de los profesores Fernando Flores, Rafael Echeverria, Humberto Maturana, Julio Olalla, entre otros. La ontología es la pregunta por el ser y permite a las personas acceder a los supuestos que guían su hacer y provocan su sufrir. Entiéndase que para el coach de la Escuela Ontologica de Santiago de Chile, pensar es hacer. Se piensa utilizando actos de habla como prometer, ofrecer, pedir y juzgar. Una pregunta ontológica es mas o menos así: ¿Cuál es la cadena de ideas que hacen que la persona que sufre sufra con lo que sufre? (Parece enredado pero no es tanto si te animas a entender la pregunta). A través del coaching ontologico las personas se preguntan por su deseo de ganar más dinero, su angustia por no obtener un ascenso, su necesidad de control sobre sus seres queridos, etc. Coaching significa en ingles ‘entrenar’, a través del coaching alguien te hace preguntas para que de-construyas el set de creencias que posees y decidas cuales te parecen útiles para lo que quieres lograr en la vida. La ontologia es un camino que te permite “desenredar” y comprender la trama lógica que guía tus decisiones y que esta a la base de tu sufrimiento. El coach ontologico argumenta que las personas ganan liberad al tomar conciencia de los supuestos que gobiernan su hacer porque solo conociendo esos supuestos podemos influirlos. Esa idea del coaching es parecida a la reflexión de Mezirow sobre aprendizaje transformador y ambas estan basadas en el concepto de conciencia emancipadora de la teoria critica de Jurgen Habermas.

La tesis de Habermas (así la entiendo en simple) es que los sistemas sociales instalan creencias en las personas y sus comunidades para mantener la relaciones de poder que existen en el sistema. De esa manera, lo que se enseña en universidades y colegios permite que los que hoy tienen el poder lo mantengan (si no fuera así se enseñaría otra cosa). Pero si las personas reflexionan, entonces se pueden independizar de los sistemas y pueden recrear ideas que, mas que beneficiar a los poderosos, les beneficien a ellos. Para Habermas reflexion es el antidoto contra esta obsesion de los sistemas sociales de alienar a las personas en beneficio de los dominadores de turno.  Las ideas de Habermas, al igual que Foucault, critican las ideas de la iluminacion. Foucault, después de estudiar la historia de las profesiones en Europa, llego a la conclusión que los sistemas sociales crean profesiones, como la medicina por ejemplo, para decir que esta bien y que esta mal (quien esta enfermo y quien no) y de esa manera ganar poder sobre esa persona enferma o “carente de juicio.” Desde el punto de vista del poder y los sistemas sociales, hay una linea argumental comun entre ontologia y teoria critica habermasiana. Habermas, Focault, Freire, Nietzsche son para mi la fuente de la teoria critica y la base de la propuesta ontologica. La teoria critica contextualiza la actividad del coach ontologico conectanto transformacion personal y transformacion social. Sin transformacion social el coach ontologico pierde integridad etica (es un ciego tratando de hacer ver a otros) y eficacia (no tiene interpretacion util para explicar de donde proviene el sufrimiento humano).

Coaching ontologico y teoria critica se diferencian en que el coach ontologico se ha fascinado con desarrollar habilidades individuales para que las personas se hagan preguntas ontológicas. La teoría critica es una teoria sociologica que explica y propone soluciones a la crisis social. Creo que el coaching puede ser mas efectivo si el coach entiende de crisis social, porque muchas de las ideas que hacen sufrir a la persona provienen de la sociedad. No es eficaz preguntarse por los supuestos personales sin preguntarse por los supuestos sociales, ya que hay una dinámica social construida para generar angustia. Por ejemplo, las personas se sienten tristes cuando no tienen dinero o pareja, cuando son homosexuales y sus padres le rechazan, drogadictos, o no son famosos. El sufrimiento humano es socialmente construido. Lo normal no existe sino como construcción social. Como toda creación social tiene una lógica, tal como el coaching ontológico es una invitación a comprender el sufrimiento humano construido individualmente, la teoría critica habermasiana es una invitación a comprender la lógica social que crea sufrimiento. Aunque Echeverria, Maturana, y Olalla no citan a Habermas, Flores lo hace en su libro “Understanding computers and cognition”. Continue reading